miércoles, 30 de mayo de 2018

Street Fighter II, el deficiente port de Capcom que vio la luz en Sega Master System


Street Fighter II, el deficiente port de Capcom que vio la luz en Sega Master System
¿Sabías que la vida de Sega Master System fue mucho más duradera de lo que muchos creen? Cuando Europa la defenestró, fue Brasil quien la acogió con los brazos abiertos. De allí nos llegaron algunos ports y juegos sorprendentes, como este deficiente Street Fighter II, que analizamos a continuación.

Tras su paso por Europa, la brasileña Tec Toy se hizo con derechos de juegos, ports y la propia Sega Master System II para desarrollar su pequeña industria. Uno de los ¿privilegiados? fue Street Fighter II.
El clásico de recreativas de Capcom vivió en los años 90 un momento brillante. Sin embargo, su fama hizo que proliferaran versiones por doquier, y no todas decentes. Es el caso de la versión en 8 bits que diseñó Tec Toy para Sega Master System. Lo vemos.

Las virtudes y deficiencias de Street Fighter II de Sega Master System

Aunque la consola de 8 bits parte con el hándicap de sus dos botones en el mando para un juego que requería 6, otras versiones como la de Game Boy ya habían demostrado que esto no debía ser problema.
Realmente no lo fue, porque el problema no estuvo ahí. Es más, si observas el juego, verás que todo parece muy correcto. Los gráficos son excelentes, aprovechando bien las posibilidades de los 8 bits al máximo. Además, puedes elegir entre 8 contendientes, con los clásicos Ken, Ryu o Chung Li. Luego, superada esta fase, te esperan otros 4 extra, es decir, los Sagat, Bison y Balrog.
Tampoco el sonido fue un problema en este juego de lucha. Suena agradable, a pesar de que no siempre los 8 bits consiguen superar las músicas estridentes y poco más.
Entonces, ¿y el problema? Pues es muy grave, porque está en la jugabilidad. Tec Toy echó el resto en el aspecto estético, y se olvidó de que hay que manejar a los personajes con soltura, algo que aquí brilla por su ausencia. Y, por si fuera poco, tampoco supieron ajustar la dificultad, que fuera del nivel fácil, es como enfrentarse al mismísimo diablo, casi como un Ninja Gaiden de juguete.
Una pena que no se aprovechasen las posibilidades reales de la máquina. Otros ports como Virtual Fighter o el original de Sega Master System llamado Masters of Combat demostraron que sí había posibilidades de mejorar la jugabilidad en un juego de lucha en 8 bits.
Aun así, un clásico como Street Fighter II siempre merece la pena y se mira con agrado, pero esta es la crónica de lo que pudo ser y no fue.
  • Gráficos: 9/10
  • Sonido: 8/10
  • Jugabilidad: 4/10
  • Diversión: 6/10
  • Nota propia: 6/10
  • Total: 6,6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario