viernes, 6 de marzo de 2020

Black Belt, el Hokuto No Ken que perdió su identidad de camino a la Sega Master System en Europa


Black Belt, el Hokuto No Ken que perdió su identidad de camino a la Sega Master System en Europa
A veces, lo que triunfa en Japón, Corea del Sur o en China no tiene nada que ver con lo que se lleva en Occidente, sobre todo en Europa y en Estados Unidos. No obstante, con la globalización del planeta, cada vez se nota menos. Sin embargo, en los años 80 la comunicación no era tan fluida. Por eso el famoso Hokuto No Ken, o sea, El Puño de la Estrella del Norte, protagonizado por el célebre Kenshiro, al no ser tan famoso en nuestras costas, fue adaptado en su versión de Master System como Black Belt para el público patrio en la videoconsola Sega de 8 bits. Conozcamos su historia.

La historia de Black Belt y cómo Kenshiro de Hokuto No Ken se convirtió en cinturón negro en la Sega Master System

A mediados de los 80, el arte del cómic y la animación manga triunfaba en Japón. Algunas de sus series más famosas, como Mazinger Z, habían llegado hasta nuestras costas. Pero otras, como la violenta Hokuto No Ken o El Puño de la Estrella del Norte, como fue traducido, no.
Entonces, cuando Sega decidió lanzar el juego sobre Kenshiro que funcionaba bien en Japón, y traerlo a Europa, pensó que debía hacer cambios para darle un aspecto diferente y más reconocible para los jóvenes del viejo continente. Así se gestó Black Belt, o sea, cinturón negro.
Total, que ni corta ni perezosa, a Sega no se le ocurrió otra cosa que adaptar a Kenshiro poniéndole el clásico traje blanco con un cinturón negro. Además de ello, hubo algún cambio extra poco apreciable.
Sin embargo, dejó otros detalles, como que Kenshiro ahora pasa a llamarse Riki. Pero por otro lado, cada vez que golpea a sus rivales los destroza y los hace pedacitos, aunque no veas sangre por ningún lado. Además, luego tuvo una secuela, ésta ya en los 16 bits de Megadrive, llamada Last Battle, que tampoco se personalizó en Europa como Hokuto No Ken.

El juego en sí

El juego, de 1986, es de los más antiguos de Sega Master System y, siendo sinceros, hemos de decir que es muy entretenido, aunque tal vez algo repetitivo. No obstante, es un juego exclusivo de avance lateral y acción, donde Riki mata a todo lo que aparece por la pantalla, con pequeños jefes intercalados y uno final en el que las figuras se hacen más grandes, como si fuera una especie de Street Fighter.
Riki golpea con el puño al dar botón 1 y con la patada al dar botón 2. Salta con la cruceta hacia arriba y se agacha hacia abajo y, si clicas abajo y luego arriba da un doble salto para agarrar premios que aparecen en lo alto de la pantalla. No hay mucho más para avanzar por sus cinco fases, y una sexta en la que solo luchas contra un boss final y ya está, rescatas a tu amada.
El juego en sí es divertido, con una mecánica muy sencilla. En total, apenas serán 10 minutos una vez hayas aprendido a manejar al personaje. Recuerda que cada boss tiene un punto débil y que, aquí, más abajo, tienes un vídeo de Black Belt completo para que disfrutes de este clásico de los primeros años de Sega Master System, lo cual lo hace más estimable aún en el apartado gráfico y sonoro, puesto que exprimió bastante bien las posibilidades de la máquina para ser tan antiguo y casi adelantado a su tiempo.

  • ·         Gráficos: 7/10
  • ·         Sonido: 7/10
  • ·         Jugabilidad: 7/10
  • ·         Diversión: 7/10
  • ·         Nota propia: 7/10
  • ·         Total: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario